Avispa

avispa - Polistes canadiensis

 

Avispa – Polistes canadiensis

Velocidad: Vespa mandarinia: 40 km/h

Longitud de las alas: Vespa mandarinia: 7.6 cm

La inmensa mayoría de las avispas son parásitos (o más bien parasitoides) o predadoras. Esto les confiere un papel determinante en la ecología de sus biotopos, y ha propiciado su empleo en el control biológico de plagas. Algunas avispas tienen un papel polinizador que puede llegar a ser muy específico.

La avispa es un insecto himenóptero de tamaño moderado (1-1,5 cm), de color amarillo con bandas negras, dotado de aguijón venenoso y que vive en sociedad.

En las avispas, como en otros himenópteros, los sexos son significativamente diferentes genéticamente. Las hembras tienen 2 cromosomas y se producen a partir de huevos fecundados. Los machos, en cambio, tienen un haploide, un solo cromosoma y se desarrollan a partir de un óvulo no fertilizado. Las avispas almacenan el esperma dentro de su cuerpo y controlan su liberación por cada huevo que ponen.  Si una hembra desea producir un huevo macho, simplemente pone el huevo sin fertilizar. Por lo tanto, bajo la mayoría de las condiciones en la mayoría de las especies, las avispas tienen control voluntario completo sobre el sexo de su descendencia.

Volver a la Categoría

Volver al inicio